Artículo de Amelia Salanueva: el Senado no es un bulo

La candidata al Senado por Navarra Suma, Amelia Salanueva, escribe sobre la importancia de esta cámara y los diferentes bulos que circulan estos días

Amelia Salanueva, candidata al Senado por Navarra Suma
Amelia Salanueva, candidata al Senado por Navarra Suma

En la encrucijada en la que nos colocan los nacionalismos más radicales y un presidente incapaz de frenarlos, como ha sido Sánchez, estas próximas elecciones son cruciales. Nos jugamos que España y Navarra dejen de ser lo que son ahora. Y, por eso, ha nacido Navarra Suma, que representa la grandeza de la unión ante momentos tan excepcionales.

Háganse un favor, si me permiten el consejo: no se crean los bulos – anónimos, pero con un autor muy interesado detrás – que circulan por las redes sociales. Quizá le haya llegado a su móvil una propuesta para dividir su voto al Senado, asegurando que así no se pierde ningún voto. Falso. Así, se puede perder España. Y se puede perder Navarra.

Verán. Empecemos por el principio. Quizá hayan oído también otro bulo que dice que el Senado no sirve para nada. Para desmentirlo, basta con recordar que fue el Senado quien, con la aplicación del artículo 155, que solo esa cámara puede autorizar, se frenó en Cataluña un golpe de Estado. Ahora, imaginen que el nacionalismo rupturista vuelve a dar pasos, bien en Cataluña, bien en el País Vasco o – por qué no, a tenor de lo visto esta legislatura – bien en Navarra. Solo un Senado firme en la defensa de la Constitución y la unidad de España sería capaz de frenar un ataque como el que ya hemos vivido.

Ese Senado solo se consigue votando a los partidos que, realmente, creen en la Constitución, sí. Pero lo de dividir el voto solo favorece a los partidos que no creen en ella. Porque en Navarra se reparten 4 escaños: 3 van a la lista más votada, y uno a la segunda más votada. No hay vuelta de hoja. Y solo hay dos candidaturas capaces de ser, en nuestra Comunidad, primera y segunda fuerza: Navarra Suma y Cambio Aldaketa. Esta última es la marca del cuatripartito, cuya tendencia al anexionismo vasco, a la imposición de una minoría sobre la mayoría, y su sectarismo… ya la hemos vivido.

En la encrucijada en la que nos colocan los nacionalismos más radicales y un presidente incapaz de frenarlos, como ha sido Sánchez, estas próximas elecciones son cruciales. Nos jugamos que España y Navarra dejen de ser lo que son ahora. Y, por eso, ha nacido Navarra Suma, que representa la grandeza de la unión ante momentos tan excepcionales.

Navarra Suma ha nacido como una apuesta por la unidad. Por la unidad de España, y por la unidad del constitucionalismo. Somos tres fuerzas que acreditamos experiencia en gestión y en lucha contra los nacionalismos. Somos nosotros quienes esta legislatura hemos peleado contra las imposiciones del cuatripartito. Somos nosotros quienes hemos puesto pie en pared ante el rodillo nacionalista. Somos quienes nos hemos manifestado con la sociedad la desaparición de nuestros símbolos, en defensa de la bandera de Navarra, en contra de la imposición del euskera y en contra del adoctrinamiento en la educación. Somos quienes han defendido a la mayoría de Navarra. Y ahora, nos hemos unido para defenderlas con aún más fuerza.

Con este acuerdo, creando Navarra Suma, hemos superado la división del centro derecha para ser eficaces. Porque lo eficaz es el voto unido. En Navarra, conseguiremos nuestros objetivos con una papeleta para el Congreso, la de Navarra Suma; y marcando las 3 cruces del Senado de una misma candidatura. La de Navarra Suma.

La división del voto, no lo olvidemos, solo favorece a los nacionalistas. Cualquier otro voto que trate de defender la Constitución y la foralidad de Navarra fuera de Navarra Suma… es oxígeno para Torra y Otegi. Para gentes que son el auténtico peligro para nuestro autogobierno, porque aspiran a diluirnos en otra Comunidad Autónoma y pedir después la independencia.

Navarra necesita un gobierno de España que entienda la singularidad de Navarra.  Un gobierno que no esté apoyado por quienes quieren acabar con nuestro estatus jurídico y político actual. Un Gobierno de España que hable con el Gobierno de Navarra, y no – como ha hecho Sánchez – con un Partido Nacionalista Vasco erigido, quién sabe con qué legitimidad, en representante de todos los navarros.

Y Navarra necesita un Senado fuerte, con una mayoría que defienda, de manera decidida y más si vienen mal dadas, la Constitución Española y el Amejoramiento del Fuero. Un Senado que sepa protegerlos de los ataques de los nacionalismos y sus veleidades identitarias que únicamente consiguen fracturar a la sociedad.  

En Navarra, solo hay una opción para conseguirlo: la papeleta de Navarra Suma al Congreso, y marcar las tres cruces de la candidatura de Navarra Suma al Senado.

Comentarios

Los comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.

voto por correoThe Commonwealth Fund reported in July cialis pharmacie cialis 2014 that an additional 9.